Oración inicial

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

¡Corazón de mi Jesús Sacramentado! Con mucha pena de no ser como Tú quieres que sea y con muchos deseos de ser como Tú quieres que sea, vengo a tener contigo este ratito de conversación afectuosa junto a Ti, a los pies de tu Sagrario, donde has querido quedarte por mí, para Tu mayor gloria, honor de mi Madre Inmaculada y provecho de mi alma. San José, enséñame a escuchar y a hablar a Jesús.

Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar.

Sea por siempre bendito y alabado.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

(Se repite cinco veces en honor a las cinco llagas de Nuestro Señor)


Alabanzas al Santísimo Sacramento en reparación de las blasfemias

Bendito sea Dios.
Bendito sea su Santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el Nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios, en sus Ángeles y en sus Santos.

Comunión espiritual

Creo, Jesús mío, que estás presente en el Santísimo Sacramento del altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte dentro de mi alma. Mas, no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven espiritualmente a mi corazón y como si ya hubiéseis venido, te abrazo y me uno a Ti. No permitas Jesús mío que jamás me aparte de Ti. Así sea. 

Oración de Santo Tomás de Aquino

Te adoro con fervor, deidad oculta, que estás bajo de estas formas escondidas; a ti mi corazón se rinde entero, y desfallece todo si te mira. Se engaña en ti la vista, el tacto, el gusto. Mas tu palabra engendra fe rendida; cuanto el Hijo de Dios ha dicho, creo; pues no hay verdad cual la verdad divina. En la Cruz la deidad estaba oculta. aquí la humanidad yace escondida; y ambas cosas creyendo y confesando, imploro yo lo que imploraba el ladrón arrepentido. No veo, como vio Tomás, tus llagas, mas por su Dios te aclama el alma mía: haz que siempre, Señor, en ti yo crea, que espere en ti, que te ame sin medida. Oh memorial de la pasión de Cristo, oh pan vivo que al hombre das la vida: concede que de ti viva mi alma, y guste de tus célicas delicias. Jesús mío, pelícano piadoso, con tu sangre mi pecho impuro limpia, que de tal sangre una gotita puede todo el mundo salvar de su malicia. Jesús, a quien ahora miro oculto, cumple, Señor, lo que mi pecho ansía: que a cara descubierta contemplándote, por siempre goce de tu clara vista. Amén.


Oración a Jesús solitario en el Santísimo Sacramento

Oh Divino Jesús! que durante la noche estáis solitario en tantos tabernáculos del mundo, sin que ninguna de vuestras criaturas vaya a visitaros y adoraros. Yo os ofrezco mi pobre corazón, deseando que todos sus latidos sean otros tantos de amor y adoración. Vos, Señor, estáis siempre en vela bajo las especies Sacramentales, vuestro amor misericordioso nunca duerme ni se cansa de velar por los pecadores. ¡Oh Jesús amantísimo! ¡Oh Jesús solitario! haced mi corazón cual lámpara encendida; en caridad se inflame y arda siempre en vuestro amor. Vela ¡oh centinela Divino! vela por el mísero mundo, por los sacerdotes, por las almas consagradas, las extraviadas, por los pobres enfermos cuyas noches interminables necesitan tu fortaleza y tu consuelo, por los moribundos y por ésta tu humilde sierva que, para mejor servirte, descansa pero sin alejarse de Ti, de tu Sagrario… donde vives en la soledad y el silencio de la noche. Sea siempre bendito, alabado, adorado, amado y reverenciado el Corazón Sagrado de Jesús en todos los Sagrarios del mundo. Amén. 


Oración final

Gracias, Jesús mío, por la bondad con que me habéis recibido y permitido gozar de vuestra presencia y compañía amorosas.

Me vuelvo a mis ocupaciones. Mi corazón queda contigo. En mi trabajo y en mis descansos me acordaré de Ti, y procuraré vivir con la dignidad que merece vuestra amistad divina.

Dadme vuestra bendición y concededme todas las gracias, que necesito, para amaros y serviros con la mayor fidelidad.

Bendice, Señor, a nuestro Santísimo Padre el Papa, vuestro Vicario en la tierra; ilumínale, santifícale y líbrale de todos sus enemigos.

Bendice a vuestra Iglesia Santa y haced que su luz brille en todas las naciones; y que los paganos conozcan y adoren al único verdadero Dios y a su Hijo Jesucristo.

Bendice a vuestros sacerdotes, santifícalos y multiplícalos.

Bendice y protege a nuestra nación.

Bendice a todos los suscriptores de Web católico de Javier y concédeles la bienaventuranza eterna.

Bendice a los que nos han ofendido y cólmalos de beneficios.

Bendice a todos nuestros familiares y haced que vivan todos en vuestra gracia y amistad y que un día nos reunamos en la Gloria.

Da el descanso eterno a todas las almas de los fieles difuntos que están en el Purgatorio.

Da la salud a los enfermos. Convierte a todos los pecadores. Danos a todos vuestro divino amor, para que la fe que nos impide ahora ver vuestro santísimo rostro se convierta un día en luz esplendorosa en la Gloria, donde en unidad con el Padre y el Espíritu Santo te alabemos y bendigamos por los siglos de los siglos. Amén.

Entonces se sentó, llamó a los Doce, y les dijo: « Si uno quiere ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos. (Mc 9,35)

Nadie puede servir a dos señores... No podéis servir a Dios y al Dinero. « Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida... ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas? Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida?...Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos. Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? No andéis, pues, preocupados. (Mt 6, 24-34)

"Mira, yo pongo hoy ante ti vida y felicidad, muerte y desgracia. Si escuchas los mandamientos de Yahveh tu Dios que yo te prescribo hoy, si amas a Yahveh tu Dios, si sigues sus caminos y guardas sus mandamientos, preceptos y normas, vivirás y multiplicarás; Yahveh tu Dios te bendecirá en la tierra a la que vas a entrar para tomarla en posesión. Pero si tu corazón se desvía y no escuchas, si te dejas arrastrar a postrarte ante otros dioses y a darles culto, yo os declaro hoy que pereceréis sin remedio... Pongo hoy por testigos contra vosotros al cielo y a la tierra: te pongo delante vida o muerte, bendición o maldición. Escoge la vida, para que vivas, tú y tu descendencia, amando Yahveh tu Dios, escuchando su voz, viviendo unido a él; pues en eso está tu vida, así como la prolongación de tus días mientras habites en la tierra..." (Dt 30, 15)

El Señor conoce a los que son suyos; y: Apártese de la iniquidad todo el que pronuncia el nombre del Señor.En una casa grande no hay solamente utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos nobles y otros para usos viles. Si, pues, alguno se mantiene limpio de estas faltas, será un utensilio para uso noble, santificado y útil para su Dueño, dispuesto para toda obra buena. (2 Tm 19-21). 

 Pero ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Cómo creerán en aquel a quien no han oído? ¿Cómo oirán sin que se les predique? Y ¿cómo predicarán si no son enviados? Como dice la Escritura: ¡Cuán hermosos los pies de los que anuncian el bien! Pero no todos obedecieron a la Buena Nueva. Porque Isaías dice: ¡Señor!, ¿quién ha creído a nuestra predicación? Por tanto, la fe viene de la predicación, y la predicación, por la Palabra de Cristo.  (Rm 10,14-17)

 
Viernes Diciembre 15, 2017
Loading
Imprimir
Correo electrónico

 
Carpeta actual: salmos
Filter file list: 
Nombre de Archivo Tamaño  
introsalmos.pdf 415 KB
SALMO 001.pdf 562 KB
SALMO 002.pdf 457 KB
SALMO 003.pdf 651 KB
SALMO 004.pdf 585 KB
SALMO 005.pdf 578 KB
SALMO 006.pdf 510 KB
SALMO 007.pdf 672 KB
SALMO 008.pdf 1.55 MB
SALMO 009.pdf 820 KB
SALMO 010.pdf 308 KB
SALMO 011.pdf 559 KB
SALMO 012.pdf 310 KB
SALMO 013.pdf 732 KB
SALMO 014.pdf 1.00 MB
SALMO 015.pdf 540 KB
SALMO 016.pdf 1.81 MB
SALMO 017.pdf 1.34 MB
SALMO 018.pdf 575 KB
SALMO 019.pdf 479 KB
SALMO 020.pdf 434 KB
SALMO 021.pdf 547 KB
SALMO 022.pdf 537 KB
SALMO 023.pdf 428 KB
SALMO 024.pdf 940 KB
SALMO 025.pdf 644 KB
SALMO 026.pdf 692 KB
SALMO 027.pdf 731 KB
SALMO 028.pdf 1.71 MB
SALMO 029.pdf 793 KB
SALMO 030.pdf 889 KB
SALMO 031.pdf 560 KB
SALMO 032.pdf 642 KB
SALMO 033.pdf 493 KB
SALMO 034.pdf 636 KB
SALMO 035.pdf 436 KB
SALMO 036.pdf 687 KB
SALMO 037.pdf 682 KB
SALMO 038.pdf 480 KB
SALMO 039.pdf 538 KB
SALMO 040.pdf 529 KB
SALMO 041.pdf 674 KB
SALMO 042.pdf 477 KB
SALMO 043.pdf 603 KB
SALMO 044.pdf 1.13 MB
SALMO 045.pdf 619 KB
SALMO 046.pdf 564 KB
SALMO 047.pdf 378 KB
SALMO 048.pdf 512 KB
SALMO 049.pdf 553 KB
SALMO 050.pdf 578 KB
SALMO 051.pdf 441 KB
SALMO 052.pdf 517 KB
SALMO 053.pdf 409 KB
SALMO 054.pdf 1.03 MB
SALMO 055.pdf 802 KB
SALMO 056.pdf 525 KB
SALMO 057.pdf 378 KB
SALMO 058.pdf 572 KB
SALMO 059.pdf 602 KB
SALMO 060.pdf 458 KB
SALMO 061.pdf 620 KB
SALMO 062.pdf 347 KB
SALMO 063.pdf 541 KB
SALMO 064.pdf 637 KB
SALMO 065.pdf 691 KB
SALMO 066.pdf 594 KB
SALMO 067.pdf 1 006 KB
SALMO 068.pdf 601 KB
SALMO 069.pdf 410 KB
SALMO 070.pdf 553 KB
SALMO 071.pdf 767 KB
SALMO 072.pdf 771 KB
SALMO 073.pdf 796 KB
SALMO 074.pdf 629 KB
SALMO 075.pdf 331 KB
SALMO 076.pdf 621 KB
SALMO 077.pdf 548 KB
SALMO 078.pdf 662 KB
SALMO 079.pdf 938 KB
SALMO 080.pdf 934 KB
SALMO 081.pdf 483 KB
SALMO 082.pdf 463 KB
SALMO 083.pdf 643 KB
SALMO 084.pdf 548 KB
SALMO 085.pdf 1.05 MB
SALMO 086.pdf 537 KB
SALMO 087.pdf 702 KB
SALMO 088.pdf 1.53 MB
SALMO 089.pdf 597 KB
SALMO 090.pdf 759 KB
SALMO 091.pdf 744 KB
SALMO 092.pdf 505 KB
SALMO 093.pdf 879 KB
SALMO 094.pdf 425 KB
SALMO 095.pdf 1.84 MB
SALMO 096.pdf 552 KB
SALMO 097.pdf 536 KB
SALMO 098.pdf 1.01 MB
SALMO 099.pdf 436 KB
SALMO 100.pdf 1.52 MB
SALMO 101.pdf 481 KB
SALMO 102.pdf 622 KB
SALMO 103.pdf 383 KB
SALMO 104.pdf 909 KB
SALMO 105.pdf 1.28 MB
SALMO 106.pdf 993 KB
SALMO 107.pdf 408 KB
SALMO 108.pdf 487 KB
SALMO 109.pdf 470 KB
SALMO 110.pdf 311 KB
SALMO 111.pdf 382 KB
SALMO 112.pdf 303 KB
SALMO 113.pdf 667 KB
SALMO 114.pdf 499 KB
SALMO 115.pdf 430 KB
SALMO 116.pdf 258 KB
SALMO 117.pdf 1.03 MB
SALMO 118.pdf 756 KB
SALMO 119.pdf 351 KB
SALMO 120.pdf 451 KB
SALMO 121.pdf 610 KB
SALMO 122.pdf 734 KB
SALMO 123.pdf 504 KB
SALMO 124.pdf 569 KB
SALMO 125.pdf 672 KB
SALMO 126.pdf 300 KB
SALMO 127.pdf 506 KB
SALMO 128.pdf 565 KB
SALMO 129.pdf 320 KB
SALMO 130.pdf 238 KB
SALMO 131.pdf 645 KB
SALMO 132.pdf 289 KB
SALMO 133.pdf 366 KB
SALMO 134.pdf 870 KB
SALMO 135.pdf 463 KB
SALMO 136.pdf 600 KB
SALMO 137.pdf 411 KB
SALMO 138.pdf 626 KB
SALMO 139.pdf 524 KB
SALMO 140.pdf 337 KB
SALMO 141.pdf 481 KB
SALMO 142.pdf 584 KB
SALMO 143.pdf 526 KB
SALMO 144.pdf 716 KB
SALMO 145.pdf 365 KB
SALMO 146.pdf 414 KB
SALMO 147.pdf 410 KB
SALMO 148.pdf 471 KB
SALMO 149.pdf 574 KB
SALMO 150.pdf 534 KB