Oración inicial

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

¡Corazón de mi Jesús Sacramentado! Con mucha pena de no ser como Tú quieres que sea y con muchos deseos de ser como Tú quieres que sea, vengo a tener contigo este ratito de conversación afectuosa junto a Ti, a los pies de tu Sagrario, donde has querido quedarte por mí, para Tu mayor gloria, honor de mi Madre Inmaculada y provecho de mi alma. San José, enséñame a escuchar y a hablar a Jesús.

Bendito y alabado sea el Santísimo Sacramento del Altar.

Sea por siempre bendito y alabado.

Padrenuestro, Avemaría y Gloria

(Se repite cinco veces en honor a las cinco llagas de Nuestro Señor)


Alabanzas al Santísimo Sacramento en reparación de las blasfemias

Bendito sea Dios.
Bendito sea su Santo Nombre.
Bendito sea Jesucristo, verdadero Dios y verdadero Hombre.
Bendito sea el Nombre de Jesús.
Bendito sea su Sacratísimo Corazón.
Bendita sea su Preciosísima Sangre.
Bendito sea Jesús en el Santísimo Sacramento del Altar.
Bendito sea el Espíritu Santo Consolador.
Bendita sea la excelsa Madre de Dios, María Santísima.
Bendita sea su Santa e Inmaculada Concepción.
Bendita sea su gloriosa Asunción.
Bendito sea el Nombre de María, Virgen y Madre.
Bendito sea San José, su castísimo esposo.
Bendito sea Dios, en sus Ángeles y en sus Santos.

Comunión espiritual

Creo, Jesús mío, que estás presente en el Santísimo Sacramento del altar. Te amo sobre todas las cosas y deseo recibirte dentro de mi alma. Mas, no pudiendo hacerlo ahora sacramentalmente, ven espiritualmente a mi corazón y como si ya hubiéseis venido, te abrazo y me uno a Ti. No permitas Jesús mío que jamás me aparte de Ti. Así sea. 

Oración de Santo Tomás de Aquino

Te adoro con fervor, deidad oculta, que estás bajo de estas formas escondidas; a ti mi corazón se rinde entero, y desfallece todo si te mira. Se engaña en ti la vista, el tacto, el gusto. Mas tu palabra engendra fe rendida; cuanto el Hijo de Dios ha dicho, creo; pues no hay verdad cual la verdad divina. En la Cruz la deidad estaba oculta. aquí la humanidad yace escondida; y ambas cosas creyendo y confesando, imploro yo lo que imploraba el ladrón arrepentido. No veo, como vio Tomás, tus llagas, mas por su Dios te aclama el alma mía: haz que siempre, Señor, en ti yo crea, que espere en ti, que te ame sin medida. Oh memorial de la pasión de Cristo, oh pan vivo que al hombre das la vida: concede que de ti viva mi alma, y guste de tus célicas delicias. Jesús mío, pelícano piadoso, con tu sangre mi pecho impuro limpia, que de tal sangre una gotita puede todo el mundo salvar de su malicia. Jesús, a quien ahora miro oculto, cumple, Señor, lo que mi pecho ansía: que a cara descubierta contemplándote, por siempre goce de tu clara vista. Amén.


Oración a Jesús solitario en el Santísimo Sacramento

Oh Divino Jesús! que durante la noche estáis solitario en tantos tabernáculos del mundo, sin que ninguna de vuestras criaturas vaya a visitaros y adoraros. Yo os ofrezco mi pobre corazón, deseando que todos sus latidos sean otros tantos de amor y adoración. Vos, Señor, estáis siempre en vela bajo las especies Sacramentales, vuestro amor misericordioso nunca duerme ni se cansa de velar por los pecadores. ¡Oh Jesús amantísimo! ¡Oh Jesús solitario! haced mi corazón cual lámpara encendida; en caridad se inflame y arda siempre en vuestro amor. Vela ¡oh centinela Divino! vela por el mísero mundo, por los sacerdotes, por las almas consagradas, las extraviadas, por los pobres enfermos cuyas noches interminables necesitan tu fortaleza y tu consuelo, por los moribundos y por ésta tu humilde sierva que, para mejor servirte, descansa pero sin alejarse de Ti, de tu Sagrario… donde vives en la soledad y el silencio de la noche. Sea siempre bendito, alabado, adorado, amado y reverenciado el Corazón Sagrado de Jesús en todos los Sagrarios del mundo. Amén. 


Oración final

Gracias, Jesús mío, por la bondad con que me habéis recibido y permitido gozar de vuestra presencia y compañía amorosas.

Me vuelvo a mis ocupaciones. Mi corazón queda contigo. En mi trabajo y en mis descansos me acordaré de Ti, y procuraré vivir con la dignidad que merece vuestra amistad divina.

Dadme vuestra bendición y concededme todas las gracias, que necesito, para amaros y serviros con la mayor fidelidad.

Bendice, Señor, a nuestro Santísimo Padre el Papa, vuestro Vicario en la tierra; ilumínale, santifícale y líbrale de todos sus enemigos.

Bendice a vuestra Iglesia Santa y haced que su luz brille en todas las naciones; y que los paganos conozcan y adoren al único verdadero Dios y a su Hijo Jesucristo.

Bendice a vuestros sacerdotes, santifícalos y multiplícalos.

Bendice y protege a nuestra nación.

Bendice a todos los suscriptores de Web católico de Javier y concédeles la bienaventuranza eterna.

Bendice a los que nos han ofendido y cólmalos de beneficios.

Bendice a todos nuestros familiares y haced que vivan todos en vuestra gracia y amistad y que un día nos reunamos en la Gloria.

Da el descanso eterno a todas las almas de los fieles difuntos que están en el Purgatorio.

Da la salud a los enfermos. Convierte a todos los pecadores. Danos a todos vuestro divino amor, para que la fe que nos impide ahora ver vuestro santísimo rostro se convierta un día en luz esplendorosa en la Gloria, donde en unidad con el Padre y el Espíritu Santo te alabemos y bendigamos por los siglos de los siglos. Amén.

Entonces se sentó, llamó a los Doce, y les dijo: « Si uno quiere ser el primero, sea el último de todos y el servidor de todos. (Mc 9,35)

Nadie puede servir a dos señores... No podéis servir a Dios y al Dinero. « Por eso os digo: No andéis preocupados por vuestra vida... ¿No vale más la vida que el alimento, y el cuerpo más que el vestido? Mirad las aves del cielo: no siembran, ni cosechan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros más que ellas? Por lo demás, ¿quién de vosotros puede, por más que se preocupe, añadir un solo codo a la medida de su vida?...Observad los lirios del campo, cómo crecen; no se fatigan, ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón, en toda su gloria, se vistió como uno de ellos. Pues si a la hierba del campo, que hoy es y mañana se echa al horno, Dios así la viste, ¿no lo hará mucho más con vosotros, hombres de poca fe? No andéis, pues, preocupados. (Mt 6, 24-34)

"Mira, yo pongo hoy ante ti vida y felicidad, muerte y desgracia. Si escuchas los mandamientos de Yahveh tu Dios que yo te prescribo hoy, si amas a Yahveh tu Dios, si sigues sus caminos y guardas sus mandamientos, preceptos y normas, vivirás y multiplicarás; Yahveh tu Dios te bendecirá en la tierra a la que vas a entrar para tomarla en posesión. Pero si tu corazón se desvía y no escuchas, si te dejas arrastrar a postrarte ante otros dioses y a darles culto, yo os declaro hoy que pereceréis sin remedio... Pongo hoy por testigos contra vosotros al cielo y a la tierra: te pongo delante vida o muerte, bendición o maldición. Escoge la vida, para que vivas, tú y tu descendencia, amando Yahveh tu Dios, escuchando su voz, viviendo unido a él; pues en eso está tu vida, así como la prolongación de tus días mientras habites en la tierra..." (Dt 30, 15)

El Señor conoce a los que son suyos; y: Apártese de la iniquidad todo el que pronuncia el nombre del Señor.En una casa grande no hay solamente utensilios de oro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos nobles y otros para usos viles. Si, pues, alguno se mantiene limpio de estas faltas, será un utensilio para uso noble, santificado y útil para su Dueño, dispuesto para toda obra buena. (2 Tm 19-21). 

 Pero ¿cómo invocarán a aquel en quien no han creído? ¿Cómo creerán en aquel a quien no han oído? ¿Cómo oirán sin que se les predique? Y ¿cómo predicarán si no son enviados? Como dice la Escritura: ¡Cuán hermosos los pies de los que anuncian el bien! Pero no todos obedecieron a la Buena Nueva. Porque Isaías dice: ¡Señor!, ¿quién ha creído a nuestra predicación? Por tanto, la fe viene de la predicación, y la predicación, por la Palabra de Cristo.  (Rm 10,14-17)

 
Martes Mayo 03, 2016
Loading
Imprimir
Correo electrónico

Biblia Clase 1

Escrito por Super User
Categoría: CURSO DE BIBLIA

Querido hermano:

Bienvenido a esta maravillosa experiencia de conocimiento, pero sobre todo de fe de las Sagradas Escrituras.

Te presentamos este tema introductorio al estudio bíblico. El módulo I constituye un primer acercamiento desde lo espiritual a la Palabra de Dios. Consideramos el contenido de este módulo como un Curso Propedéutico, el cual tiene como finalidad ser una instrucción "preparatoria" para poder acceder con una sensibilidad más desarrollada a los módulos siguientes.

A partir de este momento cuentas con nuestra Escuela de Biblia como apoyo de tu avance en el conocimiento y profundización de la Palabra de Dios.

Recuerda que dentro de nuestra página contamos con recursos que te ayudarán a un mejor entendimiento de los contenidos, así como para la realización de tus tareas (suscriptores Premium)
Te recomendamos además, leer las sugerencias del curso que aparecen a manera de ventana en la columna izquierda de la página de "Módulos".

Que el Dios de la Verdad llegue a sus corazones a través de la luz de su Santo Espíritu y nos conceda a todos el acceso a la sabiduría, no la de los hombres, sino aquella que proviene de lo alto y que es don maravilloso e instrumento de salvación.

"Consagrados a Dios por medio de la Verdad"

1. Introducción al maravilloso mundo de la Biblia

Primera parte

Para un cristiano la Sagrada Escritura es la palabra de Dios que se comunica con el hombre, para descubrirle e invitarle a participar en su plan de salvación. "Bienaventurados los que oyen la palabra de Dios y la practican"(Lc.11,28); estas palabras en labios de Jesús son una invitación a tener un encuentro co n el Dios vivo a través de su palabra y no solamente a escucharla, sino sobre todo a vivirla. Es fundamental el estudio de la Sagrada Escritura, pues es la fuente de nuestro gozo y de nuestra felicidad; Ya que en ella Dios ha revelado su voluntad y su proyecto de amor para el hombre (CIC 812-815).

Dios nos ha dejado su palabra, que aplicada a nuestras vidas transformará nuestro carácter y nuestra visión de las cosas. Esto lo sabía muy bien el apóstol Pedro quien predicaba diciendo "Desead como niños recién nacidos la leche espiritual no adulterada de la Palabra para que por ella crezcáis para salvación" (1Pe.2,2). La Sagrada Escritura es deliciosa, es eficaz, es útil. Para el rey David "la palabra inspirada era más deliciosa que miel y que la que destila del panal" (Sal.19,11b). ¿Cuánto de ese gusto se pierde cuando le quitamos tiempo o cambiamos nuestra dieta espiritual?. Esta palabra es viva y eficaz y puede producir grandes cambios en nuestro ser i nterior. ¡¡Cuantos problemas psicológicos y complejos evitaríamos si tuviéramos más hambre por la palabra de Dios y sobre todo fe en ella!!. "Este libro inspirado es útil para enseñar, corregir, argüir e instruir en justicia a fin de que el hombre en Dios sea completo y preparado cien por cien para toda buena obra" (2Tim.3,16-17); Sin embargo uno de los males de nuestra generación de cristianos es que no son lectores de la palabra de Dios. La Sagrada Escritura es imprescindible para crecer espiritualmente y cambiar actitudes.

1.1 La Biblia y la Fe

a) La Biblia en la vida de los creyentes

La Biblia en la vida de los creyentes es la Palabra de Dios que existía desde un principio, que estaba con Dios, y era Dios (Jn.1,1-4). Es Dios que se revela y se entrega al hombre. La Biblia, más que hablarnos de Dios, es Dios hablándonos. Pero la Biblia es también la palabra del hombre hablando con Dios, con los demás hombres y consigo mismo. No hay libro más humano que la Sagrada Escritura, la cual manifiesta lo profundo del corazón del hombre, con sus gozos y esperanzas, sus luchas y temores. En la Biblia se expresa el hombre con toda su generosidad, su limitación, su grandeza y su miseria. Nosotros sólo comprendemos a profundidad a una persona en la medida que nos relacionamos con ella. Así sucederá con la palabra de Dios, la amaremos más a medida que la comprendamos mejor, y sobre todo la conoceremos mejor a medida que más la amemos.

Para poder comprender lo que Dios quiere revelarnos es esencial conocer algunos aspectos fundamentales que definen a la Biblia como un libro completamente diferente a todos los demás.

Trabajo para casa 

1. Si aú no tienes Biblia, puedes acceder a ella desde nuestra biblioteca. En la columna de enlaces encontrarás un acceso a la Sagrada Biblia en el título: Dios habla hoy.

2. Consulta en el Catecismo de Iglesia Católica el siguiente tema:
Artículo 2 LA TRANSMISION DE LA REVELACION DIVINA y reliza un comentario de este artículo
Puede hacerlo accasando a la siguiente dirección:http://www.mscperu.org/catequesis/cat1.htm, o bien en nuestra Biblioteca electrónica.

3. Para tu reflexión. Reponde a las siguientes preguntas:
¿Creo realmente que Dios me habla a través de la Biblia, o es solo un libro más?

¿Soy capaz de hac er en delante que la Biblia dirija mi vida y mis criterios?, ¿Creo en su autoridad?